© 2020 by Laboratorio de Innovación Democrática (LID).

Proudly created with Wix.com

Buscar
  • Evelyn Macdonel*

Ricardo Anaya, na na na na na…


Parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos durante este periodo electoral será informarnos sobre la situación actual de nuestro País y cuál de los candidatos presidenciales será el más adecuado para dirigirnos en los próximos años.

Definitivamente, resulta fácil encontrar información en línea sobre cualquiera de esos personajes; sin embargo, los análisis profundos de sus propuestas, historiales o la investigación de las realidades que podrán o no podrán hacer es lo que realmente nos debería de interesar. Durante campañas electorales, las promesas son muchas, las realidades son pocas. Cuando vemos un debate entre líderes políticos todos van contra todos, uno menciona que el otro hizo “tantas” cosas mal, el otro le responde que es mentira que no tiene los datos correctos. Es un ir y venir de información que me parece que no lleva a nada. En el programa “Si me dicen no vengo”, dedicado al debate político podemos ver claramente cómo uno desperdicia una hora valiosa de tiempo para ver a estas personas “tirarse” unas a otras, sin dejar nada claro y responder mediocremente las preguntas que entre ellos se hacen. Es ridículo el tipo de debates que tenemos en México. Confunden a la audiencia, no son claros, no se sabe si todo es mentira, o solo una parte o qué está sucediendo en ese lugar.

Definitivamente creo que alguna persona con preparación y criterio debería revisar la información que los candidatos presentan en este periodo, alguien que asuma las funciones de un réferi, que avale si la información presentada es real. De lo contrario el debate se vuelve un juego de palabras donde el ganador es aquel que mejor habla o mejor estrategia tiene. Y el votante se queda “a medias”.

Seguramente este tipo de debates los vamos a ver en los próximos meses y los candidatos a la presidencia de este país serán los protagonistas. Uno de los precandidatos que mejor maneja los números y que yo podría considerar el señor “estadística” es el joven Ricardo Anaya, un personaje muy peculiar y muy interesante porque no figuraba en el clima político, ni social de este país y luego surgió con más fuerza hace unos 3 años. Ricardo es una persona estudiada, tiene licenciatura en Derecho, Maestría en Derecho Fiscal, Doctorado en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, tiene toda la “facha” de haber sido un chico brillante. Es casado, tiene 38 años y cumple 39 este mes. El precandidato más joven en esta contienda, sin embargo físicamente no luce como un hombre menor de cuarenta años, Ricardo representa más edad de la que tiene y se le podría calcular unos 45 años. Tiene tres hijos, dos niños y una niña que no viven en México.

Hace poco comenzó a figurar ya que en 2014 fue nombrado presidente interino del Partido Acción Nacional, así pues sabemos que toda su carrera profesional la tiene hecha en gobierno, fue diputado, fue secretario particular del gobernador de Querétaro y durante la presidencia del señor Felipe Calderón en 2011 fue subsecretario de planeación turística. Así como lo está leyendo un abogado en Secretaria de Turismo del Gobierno Federal, qué interesante como designan algunos puestos en este país. De 2015 a 2017 al ser presidente del PAN, adquirió una popularidad respetable ya que logró el triunfo del Partido Acción Nacional (PAN) en 7 de 12 gubernaturas que se disputaron. Gracias a su capacidad para procesar datos mentalmente y poderlos expresar de una manera muy certera Ricardo se posiciona en las mentes del pueblo mexicano, así misteriosamente se registró como único precandidato a la Presidencia de la República Mexicana por la Coalición por México al Frente (PAN,PRD, MC) dejando fuera las aspiraciones del resto de los precandidatos como Miguel Ángel Mancera y mucho antes las aspiraciones del ambicioso Felipe Calderón por empujar la candidatura de su esposa, Margarita Zavala como candidata a la presidencia de la República. Estos expresidentes del PAN siempre tienen ese deseo interno de que sus esposas continúen su legado, como si viviéramos en un estilo monarquía. Al ex presidente, Vicente Fox le pasó lo mismo cuando Martha Sahagún también contendía para la precandidatura a la presidencia. ¿Qué no tienen más miembros interesantes en el PAN? ¿O de plano se vuelve un círculo tan pequeño que las asignaciones más importantes se las quedan entre familia? No lo sabemos, pero lo podemos deducir de acuerdo a cómo vamos recibiendo a los precandidatos de este partido político.

Ricardo no permitió por ningún motivo que fuera la esposa de Calderón la que se designara como la precandidata en Acción Nacional y mucho menos en el Frente. Ella tuvo que buscar sus propios medios. Y ahora, el joven Ricardo se perfila como uno de los favoritos de esta contienda. Me parece que tiene poca experiencia para un papel tan grande como es ser el Presidente de México, no ha sido gobernador de ningún Estado de la República, ha laborado pocos años en cada uno de los puestos en los que ha estado, algunas veces parece ingenuo e inclusive incómodo al comenzar las precampañas. Por el perfil que él tiene, creo que preferiría hacer una conferencia a nivel Nacional y decirnos cómo es que su excelencia, mención honorífica, manejador número uno de las estadísticas en México, tiene ese plan maestro para sacar a este país adelante porque él, él sabe cómo.

Pero las elecciones en México no son así, Ricardo tendrá que hacer todo el trabajo de territorio, ir ciudad por ciudad, municipio por municipio, pueblo por pueblo ensuciándose la camisa que luce perfectamente planchada, así es, tendrá que ensuciarse su camisa, sudar, caminar, hablar con personas, no solo emitir sus discursos políticos y recitar de memoria sus números, sino tratar de hacer empatía con la gente menos afortunada, que no se sentirá identificado con él en lo absoluto y que como ya vimos en el súper video viral “na na na na na, na na na, na na na na na”, el joven Ricardo sonríe con dificultad.

Es un candidato interesante ya que representa a esta nueva generación mileniall, sin embargo en su canal de YouTube tiene poco más de 8,000 subscriptores, aunque algunos de sus videos tienen más de un millón de visualizaciones. En otros espacios, nos adentraremos en el análisis de sus propuestas que creemos estarán plagada de estadísticas, números, proyecciones y esperemos haga honor a su profesión plasmándonos propuestas de reformas a las leyes.

Desde este lado de la trinchera observamos que el equipo de trabajo que lo está respaldando parece entender perfectamente cómo funcionan las redes sociales, parece que traen un plan estratégico para poder meterlo en el primer o segundo lugar de esta contienda, aunque leyendo la trayectoria de Ricardo y su ambición por ser siempre el número uno, se puede uno imaginar que el joven ya viene bien preparado con todo el arsenal listo para que ningún peje, jaguar, bronco o llámese como se llame pueda obstaculizar el objetivo final de este perfeccionista.

Colaboración del LID para Cuarta

*Evelyn Macdonel es investigadora de temas de desigualdad socio economómica en el LID.

#Elecciones #Campañas

7 vistas