Buscar
  • Mauricio Hernández*

Ciudadano, ¿cómo va tu cierre de año con el gobierno?


Sin duda, las fechas que se aproximan nos ubican bajo una racionalidad tanto individual como colectiva, a pensar lo que nos dejó este 2017 y lo que viene para 2018.

Usualmente, este ejercicio lo hacemos a partir de ritos específicos, como aquel de las uvas y los deseos para el año que viene. En esta perspectiva, el listado de deseos forma parte de una agenda individual, a veces íntima, sobre lo que queremos para nosotros mismos y la gente que nos rodea.

Fundamentamos en estas semanas un preámbulo sobre las reflexiones que nos permitirán ser mejores, según la usanza, tanto en el plano personal, familiar, profesional y cualquier otro ámbito relevante en nuestra visión sobre cómo funcionamos en este mundo.

En otros casos, también, no reflexionamos a gran escala sobre lo vivido en este año calendario y, sinceramente, aprovechamos simplemente para descansar, celebrar, vacacionar y hacer todas esas cosas que nos llenan desde dentro, aprovechando el periodo festivo.

Hemos apropiado un ejercicio reflexivo que nos cultiva en el plano individual y social, a partir de una premisa del prójimo -entre pares- dentro de un proceso cultural e histórico que consolidamos con las tradiciones de navidad y el año nuevo. Sin duda, los que abonamos a esta práctica hemos encontrado con los años algunos puntos para redimensionar el ejercicio.

Si bien el gobierno y la sociedad como entes monolíticos es algo a debatir ampliamente, desde la perspectiva individual, personal, también cabría una dimensión de reflexión sobre nuestra relación con ellos. Me explico.

El paradigma que primero cabría revisar es aquel de los deseos en esta época de reflexión. En caso que nuestro punto de partida sea poco autocrítico, incluso para las aspiraciones personales, caemos en reflexiones tan puntuales como determinar si el 2017 nos trató bien o mal; en esta visión, también nuestros deseos se enfocan más a peticiones, invocaciones, incluso exigencias al universo o nuestras creencias, desde una construcción que a veces deja de lado la intención o el esfuerzo para el logro de ciertos propósitos.

En este paradigma, definitivamente, no cabría hacer un cierre con nuestra relación como individuo, frente a la sociedad y al gobierno en este año. Honestamente, nos posicionaría automáticamente en una perspectiva poco proactiva, donde lo que podríamos acumular son pendientes y expectativas mal formadas sobre lo que viene para el próximo año. Sobre todo, con el gobierno, si reconocemos que 2018 es un año electoral.

Me refiero a un ejercicio como ciudadano. Es decir, como este individuo que colabora en un acuerdo social tácito, donde todos formamos parte de unas reglas del juego en las cuáles necesariamente convivimos con un gobierno y entre nosotros; donde también, necesariamente tenemos derechos y obligaciones para funcionar en conjunto; si, también entre pares.

No como seres humanos, sino entre pares como ciudadanos, como aquellos que compartimos premisas tan básicas como respetar la vida, la libertad y colaborar, en el ámbito de nuestras obligaciones, con este acuerdo para que el gobierno también marche y se renueve. Para que la sociedad y su funcionamiento no sea algo ajeno a nosotros, sino algo que nos incumbe de manera directa e inmediata.

Desde esta perspectiva, si les apetece, las reflexiones que generen les llevarán a pensar al menos dos ámbitos: ¿cómo fue o será mi relación con el gobierno? y ¿cómo fue o será mi relación con la sociedad?

A nuestro alrededor, en las noticias, en nuestras casas, dentro del trabajo y en los distintos espacios que experimentamos de forma cotidiana, se siente que la complejidad de las problemáticas que nos incumben invitan a un cambio de enfoque. No dejemos pasar estas fechas de reflexión, para abonar en una perspectiva que sin duda nos ayudará a todos. El reto no es menor, pero ya que estamos en este país juntos ¿no creen que valdría la pena intentarlo? Felices fiestas.

Colaboración del LID para Cuarta

*Mauricio Hernández estudió políticas públicas, ha trabajado en temas de rendición de cuentas, educación ydemocracia desde el gobierno. Actualmente está vinculado en proyectos del LID relacionados con participación ciudadana y transparencia.

#Ciudadanía #Justiciasocial

0 vistas

© 2020 by Laboratorio de Innovación Democrática (LID).

Proudly created with Wix.com