Buscar
  • David López García*

La percepción de la corrupción en Jalisco


Colaboración de LID para Cuarta

Jalisco está en pleno proceso de instaurar el Sistema Nacional Anticorrupción y todo el conocimiento que se pueda aportar a este proceso es valioso. En este contexto, la semana pasada el Consejo Económico y Social de Jalisco para el Desarrollo y la Competitividad –el Cesjal– dio a conocer los resultados de su más reciente Estudio Sobre la Percepción de la Corrupción en Jalisco. El estudio nos revela datos muy interesantes que vale la pena discutir y tomar en cuenta en el diseño e implementación del Sistema.

Por ejemplo, el 96% de los Jaliscienses considera que en México existe un claro problema de corrupción, y el 86% de ellos opina que el problema es grave o muy grave. Ahora bien, en una escala del 1 al 10 donde el 1 es muy honesto y el 10 es muy corrupto, los entrevistados consideraron que la Marina (5.8) y el Ejército (6.3) son las instituciones públicas más honestas, mientras que los diputados federales (8.6), los Senadores (8.7) y los partidos políticos (8.7) son los más corruptos.

La percepción sobre las posibilidades de mejorar este panorama en el futuro no son muy alentadoras. El 96% de los encuestados opina que en comparación con el año pasado la corrupción en el país es mayor o igual de alta. Además, el 59% considera poco o nada probable que la corrupción disminuya en los próximos dos años, y el 77% que es poco o nada probable que la corrupción disminuya algún día.

El estudio también señala los servicios públicos en los que se perciben los mayores grados de corrupción. En el ámbito federal, los trámites con mayor incidencia de corrupción son la conexión o reconexión de luz a domicilio (23%), los trámites en los ministerios públicos (14%) y pasar pertenencias por una aduana o garita (12%). También se mencionaron trámites en los que no se reportan mordidas, como obtener la credencial del elector, incorporarse a programas sociales como Liconsa o "65 y más", o lograr atención clínica en los hospitales públicos.

Ahora bien, en el ámbito estatal, los trámites que reportan los mayores grados de corrupción son evitar ser infraccionado por un oficial de vialidad (54%), ver o hablar con un familiar en un reclusorio (20%), la conexión o reconexión de agua (18%) y obtener la licencia para conducir (12%). Los trámites en los que no se reportaron mordidas son incorporarse a los programas sociales de Bienevales y el programa de "Mochilas y útiles escolares".

En el ámbito de los municipios los trámites en los que los encuestados reportaron los mayores grados de corrupción son lograr que un policía vigile su hogar o negocio (12%), obtener una licencia de uso del suelo (11%), pedir al camión recolector que se lleve la basura (11%) y obtener una licencia de construcción (6%). Por otro lado, y a pesar de ser contra intuitivo, los trámites en donde no se reportan mordidas son trabajar o vender en la vía pública, introducción o regularización de servicios de infraestructura básica, y solicitar una licencia para abrir un negocio.

Además, el estudio indagó sobre la percepción de la corrupción en el sector empresarial de Jalisco. Se realizaron 30 entrevistas a profundidad a una muestra representativa de comerciantes, medios de comunicación, empresarios del transporte, y empresarios de la industria de la construcción, manufacturera, y de servicios.

El estudio investigó sobre la percepción de la corrupción en 7 diferentes trámites que el sector empresarial realiza recurrentemente ante autoridades públicas. En dos de estos trámites los entrevistados reportaron un alto grado de incidencia de corrupción. Uno es el registro y permiso de un negocio, en donde la corrupción se presenta de manera constante para volver el proceso más ágil. El otro es la obtención de licencias de construcción, adaptación y remodelación.

También se encontraron dos trámites en los que la corrupción no es tan alta pero sí se presenta de forma intermitente. Uno de ellos son las revisiones o supervisiones que se realizan para evaluar el cumplimiento de normas medioambientales. El otro son los trámites de importación y exportación de mercancías, en donde la entrada ilegal de mercancías importadas y la amenaza de la enajenación de bienes dan cabida a espacios de corrupción.

Hubo otros dos trámites en los que los entrevistados reportaron que no existen prácticas de corrupción. Uno de ellos son los trámites relacionados con el seguro social de los trabajadores. El otro son los trámites de declaración y pago de impuestos, donde los entrevistados reportaron que es muy difícil que en estos trámites haya cabida a la corrupción. Finalmente, se investigó sobre los trámites de los asuntos laborales, donde los empresarios no reportaron la incidencia de casos de corrupción pero sí apuntaron hostigamiento por parte de los “coyotes” para agilizar los trámites y por parte de los sindicatos para afiliar a los trabajadores.

En resumen, el estudio del Cesjal es un importante insumo de cara a la implementación en Jalisco del Sistema Estatal Anticorrupción. El reporte concluye con una serie de recomendaciones para la implementación del sistema. Entre ellas se encuentran el dotar al Sistema de dientes y de capacidad para aplicar sanciones contundentes; que desde su puesta en marcha se comiencen a ver resultados con consecuencias en casos concretos; que se cuente con una fiscalía especializada para la atención de delitos de corrupción; que el sistema cuente con suficiente autonomía; y que esté integrado por personas honorables y expertos en el combate a la corrupción.

*David López García es Director Ejecutivo del Laboratorio de Innovación Democrática (LID). Actualmente radica en la ciudad de Nueva York, donde es estudiante del doctorado en Políticas Públicas Urbanas en The New School University. @LIDmex

#Corrupción

11 vistas

© 2020 by Laboratorio de Innovación Democrática (LID).

Proudly created with Wix.com